Esencia

Mis brazos nunca alcanzan,

tristemente eso es cierto.

Cuando siento el pulso de tu espalda contra mi pecho,

entiendo que siempre algo queda por fuera,

un abismo de pequeñas cosas que revolotean por dentro;

alas de percal zumban en mis oídos,

tan lejanas y etéreas,

tan por fuera de cualquier fuerza.

Entonces, vos dirás ¡chamuyo!,

abrigada en tu dulce rudeza.

Pelearas que solo es tu cuerpo ligero,

balanceándose sobre la hamaca;

sonreirás que solo es el mundo y su desenfreno,

balanceando bajo cualquier voluntad.

Tu vida es el péndulo que guía mi deseo,

un enigma danzante que viene y que va.

Mis brazos nunca alcanzan,

tristemente eso es necesidad.

Te abrazo y con mis ansias encierro todo,

y a la vez contengo nada.

Te miro y con mi miedo anticipo mucho.

Lo importante jamás se podrá alcanzar.

 

Un comentario en “Esencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s