Tiempo de “quizaces”

No suelo publicar contenido de otros sitios o personas, pero esta entrada más que un relato se trata de una sensación, quizás de un entrevero de ellas, plasmada de manera maravillosa en una prosa tan intensa y sincera que no cuesta hallar ese no sé que familiar. Que del caos de tanto desespero se condense un pedacito de orden pintado de verde es cosa de admirar, y yo me inclino ante esos artistas de la emoción. En fin, alguna vez me encontró esta entrada mientras yo no hacía más que buscar respuestas y algo de alivio para mis ganas de no ser. Y al recorrer sus lineas anónimas sentí que aquellas podrían hablar mejor por mí que de lo que cualquier lamento o frase salida de mi propia boca pudiera soñar con explicar. Gracias, Nakrama.

Quizás este sea un dolor de los que se borra con el tiempo, o quizás sea de esos de los que deja cicatriz permanente. Quizás en cuestión de días tu nombre se desvanezca de mi mente, quedando sólo tus ojos, o quizás sean tantos los recuerdos que ninguna de las dos cosas desaparezca.
Antes la incertidumbre era verde esperanza, ahora no hay color, ni esperanza, ni incertidumbre. Quizás sea mejor así.
Ahora toca reconstruir, o simplemente seguir construyendo en aquel punto donde estaba cuando llegaste. Volver a empezar nunca apetece, sobre todo cuando quedan sensaciones y sentimientos inacabados. Pero ese es el camino. Es el que hay. Pelear contra eso es ponerse una venda en los ojos, en prolongar un dolor cuya causa sólo soy yo misma por no saber enfrentarlo.
Hoy no hay poesía, ni metáforas, ni música en las palabras. Sólo un diálogo entre la parte de mi misma que trata de no rendirse y la otra parte que se aferra a lo que sin duda ya está perdido. ¿Por qué cuesta tanto soltar? Quizás esa no sea la cuestión, quizás lo único que importa es que es necesario hacerlo.
El duelo tiene sus etapas, solapadas, pero están. Transito en ellas reconociéndome en los pasos y pienso en aquellos días en los que todo era teoría. Soy ejemplo de lo que ya sabía. Quizás logre ser mi propia maestra, por ahora sólo soy alumna repetidora.
Dejo fluir la emoción, verbalizo lo que siento, me distraigo, me ocupo, me siento y respiro, intento proyectarme en un futuro donde esto sólo sea niebla. Lo hago todo. ¿Cuándo toca olvidarte? Quizás ese tampoco sea el objetivo. Por ahora es el tiempo de “quizaces”
Nakrama
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s