De fríos y misterios

No le había prestado mucha atención al hecho de que en las mañanas ya se puede respirar ese frío tan ansiado, esos escalofríos inesperados que te anuncian que la bola gira. Puede ser un comentario cualquiera el anterior, pero para mí es importante esta transición del año. No entiendo todavía el por qué, pero notar que ya estamos a la entrada del otoño me pone bien. Son días mas desenvueltos para mí, más cómodos. Tal vez debe ser que al llegar esta etapa, puedo justificar poder hacer la mayoría de las cosas que me gustan. No sé, me despierto con mucho más animo. Quizás, debería fundar un grupo para los fundamentalistas el frío como yo; algún loco siempre anda dando vueltas. Y encima, se le suma a este estimulo estacional, la certeza de que empece de buena manera la Facultad; a pesar de lo creía, fue un inicio agradable. Debe ser que hace mucho tiempo no me sentía tan ubicado, como ayer en ese novedoso edificio. Pues, en los años anteriores, con cada cosa que empezaba, no hubo ocasión en la que no me sintiese a destiempo, como una impresión de parecer viejo ante los demás, a pesar del ridículo hecho de no pasarlos muchos en edad. Por ahí estoy sobre dimensionando el asunto, pero a lo que me refiero es que esta vez me pude sentir de acorde al lugar, como en un efecto plácidamente mundano. Sé que muchas otras veces hubiera defenestrado esa tendencia a querer ser mas que lo usual o lo serial, pero esta vez, quizás sea necesario, hasta puedo decir que quizás lo buscaba sin saberlo. En fin, me gusta esta nueva etapa. Espero estar a la altura.

Estoy dejando de fumar. Ya sé que es una de las frases más chantas de la vida, pero por lo menos van tres días y contando. Algo es algo. Lo raro es que esta vez estoy decidido pero no tengo muy claro por qué. Solamente ya no quiero hacerlo más. ¿Será que existe la voluntad súbita, después de todo? Mmhh…la verdad que no lo creo. La ansiedad d¿no se puede anular totalmente; o la va aplacando despacito, o la reemplazando con otras ansiedades. Así que…probablemente vuelva a retomar una de los viejos vicios.

Puede que dejar atrás el pucho no me preocupe mucho, pero lo que si me anda haciendo ruido es verlo a Alan. Aunque dejó ese laburo eterno que le aplastaba la vitalidad, y prácticamente nos veamos todos los días, lo veo un poco perdido…no, no perdido, sino aburrido en el mal sentido. Como de seguro alguna vez él me percibió a mí, ahora yo lo estoy percibiendo de esa misma manera; lo noto como si estuviera volviendo a encerrarse en su comodidad, en su desesperanza a la intransigencia. No me gusta verlo así, pues había creído que le hacer bien respirar un poco de la rutina pero tal vez le vuelve hacer falta un poco de la disciplina de la reiteración. Bahh. no sé; creo que son más temores infundados, tal vez, este trasladarle mis miedos, y él esta perfectamente bien. Debe ser mas lo segundo seguro… lo veo bien, lo veo diferente a aquellas veces. Además, se le nota con mas seguridad, se le nota que se dio cuenta que el pibe es un as. Ahora que lo pienso, debería dejar de preocuparme que cosas que quizás no sean y disfrutar de su amistad y compañía, que seguramente dentro de poco ya no ocurra seguido.

Y para terminar esta entrada, ocurrió algo inesperado en la semana, pero que hace tiempo estaba aguardando. La noticia de una compañera del año pasado, que creía que me tenía en su lista del olvido, cosa que hubiera estado justificada totalmente por mi fatal torpeza al intentar acercarme. Es loco, porque esa noche en la cual me llegó su mensaje, no esperaba nada, no esperaba a nadie, pero el hecho de saber de ella lleno algo que no buscaba llenar. Es cierto que no nos conocemos lo suficiente, o eso queremos creer, pero a pesar de todos esos limites de confianza, es bueno hablar con ella. Hacia mucho tiempo que nadie  sacudía mi interés para lograr que me quedara hasta tan tarde charlando.  Y no sé bien si lo hace a propósito, pero destila tanto misterio… y me cuesta tanto ponerle etiquetas o categorizarla; no me suele pasar con la gente, de no saber cuales pretensiones persiguen o poder sacarle la ficha rápido; sin querer, aparenta ser tantas cosas, pero a la vez se muestra genuina en sus palabras. Me gustaría poder entender mejor cual es ese frío que la paraliza. Lo cierto, es que la creo consciente de mi curiosidad, y hasta en ocasiones sospecho, que le gusta jugar con ella, alimentándola con migajas de recuerdos o de información. Tiene enigma pero también tiene eso raro… es como una de esas canciones inusualmente lindas; de esas que no se suelen escuchar muy seguido o que no las conocen muchas personas, pero cuando te topas con ella te la quedas escuchando, sin saber muy bien el motivo. Y puedo darme cuenta que por ahí, no estoy siendo muy prudente o me estoy mandando un par de macanas dándome a entender, pero si estas ahora estás leyendo esta entrada, no creas que lo hago desde la indiferencia o el desdén, solamente es que las ansias de querer entender lo que no puedo ver me juega en contra.

Ahh me olvide de mencionar, es la única lectora de este blog, y es raro porque sé que tiene cosas mucho más interesantes que hacer, o que debería volver a hacer. Te doy las gracias, porque de alguna manera, me da ganas de escribir más seguido bajo tu mirada.

Lomogram_2014-12-28_01-30-04- (1)
Fotografía: Alan Quiroga
Anuncios

3 comentarios sobre “De fríos y misterios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s