Noche sin paz

Noche de paz, noche de amor… solía cantar Prodan, en esa infaltable cancion donde desnuda a la Navidad de ese sentido sagrado y trascendente que le solemos dar (y lo triste es que muchos siguen pensando que el pelado hacia canciones de rubias y de droga, sin darse cuenta que era uno de los musicos mas criticos que teniamos). Todavia faltan algunas horas para la gran cena navideña, y la verdad es que no se bien cómo sentirme. Cada año siento como que estas fechas van perdiendo importancia, no solo en mí, sino tambien en el circulo familiar. Todavia me acuerdo lo que significaba para mí, y el disfrute que me generaba saber que la Navidad estaba cerca: los posibles regalos (generalmente ropa), las comidas  correspondientes a esas fechas, los dibujitos especiales en la tele, los falsos papa noeles que se hacian presente cada año. Todo esto sin saber muy bien el por qué uno se tenia que vestir con lo mejor y portar bien toda la noche. Y todavia, hoy en dia, tampoco lo se muy bien. Porqué en la familia nunca le dimos a esta fecha el valor verdadero que merece; a la perspectiva religiosa se la sacamos a bailes, chistes verdes y resacas. Siempre la vimos a la Navidad, como una buena oportunidad para festejar y ver como la familia se ponia al dia.  Pero ahora ya no queda ni el lado religioso y ni el jovial de la fiestas para nosotros, todo festejo se fue deformando en un sentido de compromiso ( casi obligacion): cada año mas sillas vacias, más disputas nacientes del orgullo, más odio y menos razon.

Hablando claro, lo que molesta de esta semana final es que es una señal ineludible de que el año se está muriendo; como que uno está haciendo sus cosas allá por agosto o mayo, y de la nada, asi no más aparece el forro de diciembre y te dice que no hay mas tiempo, que todo vuelve a empezar. Y el asunto es que tiempo hay, pero que el año cambie un número solamente ya a uno le aumenta la urgencia, a uno lo hace mas viejo. Y a mí… la verdad que me rompe tanto las pelotas estas fechas, porque es una alarma incesante que te grita en la oreja que se viene una amenaza de repeticiones, que uno puede llegar a caer en alguna de esas trampas circulares si no está atento; esa fobia a los circulos que tanto me jode (y tal vez, yo solo me cree). Y ya que perdi esa habilidad de poder disfrutarlas a las fiestas, por lo menos vamos a intentar sobrevivirlas lo mejor posible: Mi plan es simple: brindar, hablar un poco con la familiar,comer  un poco, tomar más que ese poco (seguro mucho más) y entonces desaparecer, entre amigos si es posible, o algun superviviente que quiera cantar Noche de paz conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s